Sin categoría

mejores descensos de barrancos para niños en Huesca

El descenso de cañones o barranquismo en verano es una actividad ideal tanto para familias con niños como para adultos. Los barrancos de Huesca tienen diferentes dificultades por lo que solamente hay que saber elegir cuales son los más adecuados para cada uno.

Existen barrancos de diferentes niveles desde sencillos descensos para niños de 5 años en adelante como complejos barrancos para personas con experiencia. Si tienes culquier duda, te recomendamos que llames a un guía de barrancos titulado o a una empresa de barranquismo para que te aconsejen directamente. Si estás interesado en practicar barranquismo en Huesca con tu familia, a continuación de recomendamos una serie de barrancos para principiantes tanto en el Pirineo como en la Sierra de Guara.

Barranco Formiga.

A tan solo 30 minutos de Huesca capital, se encuentra uno de los barrancos más conocidos de Huesca. Es famoso por ser muy completo y divertido y a su vez sencillo como para que sea el primer barranco de mucha gente. Encontraremos pasamanos, rapel seco, toboganes, sifones, rapel con agua, saltos pequeños y también un salto de 7 metros que se puede evitar. El descenso del barranco Formiga está recomendado para niños partir de los 10 años. Si quieres hacer barranquismo con niños de 6 años en adelante, te aconsejamos comenzar en la Cueva de las polvorosas (aproximadamente la mitad del recorrido) ya que es la segunda mitad del barranco la más sencilla para los peques.

Barranco de la Peonera inferior.

Uno de los muchos saltos de los estrechos del Puntillo, barranco de la Peonera en Huesca

El barranco de la Peonera, junto con el Formiga son los barrancos más conocidos de la Sierra de Guara. El barranco de la Peonera no tiene rápeles y es muy acuático por lo que es ideal para personas con miedo a las alturas y que busquen refrescarse en los meses de más calor.

El descenso de este barranco es relativamente sencillo cuando el caudal es bajo. Aún con todo, es un barranco largo por lo que si buscas un barranco para hacer en familia con niños, lo ideal es evitar la primera parte y comenzar el descenso en la Fuente de Tamara. En este lugar, el cañón es más abierto y el agua más templada. Hay tramos de caminar por el río y otros con multitud de saltos de diferentes alturas, ninguno de ellos obligatorio.

Barranco de las gargantas del Mirabal.

Salto en la garganta del Mirabal inferior

El Mirabal, al igual que el barranco de la Peonera no tiene rápeles y su parte más técnica es la superior. Si hacemos el descenso de su parte inferior, se vuelve mucho más sencillo y disfrutón para los niños. Multitud de pozas en las que refrescarse y saltos hacen de este desnceso uno de los favoritos para familias en la zona de Aínsa-Bielsa.

Barranco de Viandico. Cañón de Añisclo

En una de las entradas al parque Nacional de Ordesa, se encuentra el Viandico. Un barranco abierto y precioso en el que podremos disfrutar de cada rincón siempre y cuando el agua fría no sea un impedimento. Sus aguas vienen del Glaciar de Monte Perdido, y a pesar de su baja temperatura, merece la pena refrescarse en este barranco. Nos sorprenderemos de lo espectacular del barranco y de su entorno. Tiene una primera parte que se seca en verano en la que encontraremos un rapel. El resto del barranco consiste en nadar y saltar en las pozas y caminar por su cauce. Para niños a partir de los 6 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *